pero, de repente, una vez alcanzado un número crítico de piezas, se nos aparece una imagen. En ese preciso momento decimos que el puzzle ya "se ve" aunque esté todavía incompleto. Asimismo, mientras estamos confeccionando el puzzle, éste parece muy complicado, pero cuando hemos colocado la última pieza, se nos antoja igual de fácil. Me temo que con la asimilación de un paradigma ocurre algo parecido.


En este breve título voy a intentar exponer sucintamente las bases teóricas del Sistema Interválico y sus consecuencias más notables hasta el presente en el ámbito de la Música, lo que, sin duda, teniendo en cuenta lo dicho hasta aquí sobre los cambios de paradigma, parecerá locura. Evitaré las descripciones en lenguaje matemático siempre que sea posible. Me daré por satisfecho si consigo que el lector adquiera, tras leer el presente bosquejo, la certeza de que toda la música compuesta hasta hoy no es sino una minúscula gota de agua en el inmenso océano sonoro y que el sistema tonal es -en comparación con el vasto Universo vibrante que se está abriendo ante nuestros ojos- algo así como un puñado de cancioncillas folklóricas de una tribu primitiva llamada Homo Sapiens que habita un oscuro rincón de la nave espacial "Tierra".




La Armonía Clásica


El sistema tonal puede organizar el material sonoro con bastante precisión siempre que la composición se amolde previamente a unos criterios de organización muy específicos. Más allá de su reducido dominio la teoría tonal deviene inoperante en numerosos casos y se muestra insuficiente para ordenar y organizar el espectro sonoro. Todo acorde que sobrepase la media docena de notas se halla en el límite de la capacidad analítica de esta teoría.


La tonalidad consta de 12 notas, 12 notas que se repiten ordenadamente formando lo que se llama un grupo cíclico de orden 12 (o sea, que tiene 12 elementos o notas). La pauta de ordenación de este grupo se establece en base al lugar que ocupa una nota entre las doce y a su ubicación en un determinado ciclo. Por ejemplo, tomando como primera nota del grupo al Do4, un Mib4 denota a la tercera nota del grupo (de Do a Mib hay tres notas) perteneciente al ciclo nº 4 según la notación habitual internacional:









El estudio de las combinaciones de las notas según este método de ordenación es materia de la Armonía Tonal o Clásica. En su desarrollo se crearon una serie de relaciones-tipo (escalas) que dieron lugar a un conjunto de funciones tonales y a la aparición de lo que hoy en día se llama funcionalidad. Es importante no confundir la funcionalidad con la tonalidad. Toda música funcional es tonal, pero no toda la música tonal